¿QUÉ ES EL DIVORCIO EXPRESS?

El divorcio exprés es la denominación popular de la forma de acceder al divorcio tras la reforma operada por la Ley 15/2005, de 8 de julio, por la que se modificaron el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio.

La Ley 15/2005 introdujo modificaciones sustanciales en la regulación del divorcio, tendentes a facilitar la libre decisión de los cónyuges de disolver su vínculo matrimonial y a agilizar los trámites necesarios del proceso de divorcio, razón por la que se le dio el sobrenombre de Ley de Divorcio Exprés.

Las principales novedades del nuevo divorcio, que pasó a conocerse como divorcio exprés, son las siguientes:

1ª: Se reconoce a los cónyuges la facultad de acceso directo al divorcio, sin necesidad de separación previa.

2ª: No es necesario esgrimir causa alguna, lo que implica que no existe posibilidad alguna a que ninguno de los dos cónyuges se oponga.

3ª: Se puede acceder al divorcio después de transcurridos tan solo tres meses desde la celebración del matrimonio.

4ª: Se consagró el principio de corresponsabilidad en el ejercicio de la patria potestad. Es decir, los padres pueden acordar en el convenio regulador que su ejercicio se atribuya exclusivamente a uno de ellos, o bien a ambos de forma compartida.

Contrariamente a la opinión mayoritaria, el divorcio exprés no es una modalidad de divorcio, sino el único divorcio posible a partir de la entrada en vigor de la Ley del Divorcio Express (Ley 15/2005), pudiéndose instar, bien de mutuo acuerdo, bien unilateralmente, sin alcanzar un consenso previo entre los cónyuges; excepción hecha del divorcio ante Notario.

Los principios reguladores del divorcio se aplican tanto a los divorcios consensuados o de mutuo acuerdo como a los divorcios en los que no hay acuerdo entre los cónyuges o divorcios contenciosos.

No obstante, se suele identificar el Divorcio Exprés con el divorcio de mutuo acuerdo o consensuado, al estimarse que sólo cuando hay acuerdo entre los miembros de la pareja sobre las consecuencias del divorcio, se puede hablar de una total disponibilidad de las partes sobre los efectos derivados de la disolución del vínculo matrimonial por divorcio y, por considerarse que tan solo el mutuo acuerdo de las partes permite que el divorcio se desarrolle con celeridad.

En otras palabras, con mayor o menor acierto, se suele identificar el divorcio exprés con el divorcio de mutuo acuerdo y a ella nos vamos a sumar en este artículo.

REQUISITOS DEL DIVORCIO EXPRÉS O DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO

Después de aclarar que la comunidad jurídica, con mayor o menor acierto, identifica el divorcio exprés con el divorcio de mutuo acuerdo, los requisitos necesarios para acceder a este tipo de divorcio son los siguientes:

1º: Acuerdo entre las partes sobre los efectos derivados del divorcio.

2º: Plasmación de este acuerdo en una propuesta de Convenio Regulador, que deberá contener los siguientes apartados. El contenido mínimo de este convenio deberá regular, según dispone el artículo 90.1, letras a) a f) del Código Civil, los siguientes extremos:

  • El cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.

La custodia podrá ser COMPARTIDA cuando así lo soliciten los padres en la propuesta de Convenio Regulador (art. 92.5 CC), o cuando ambos lleguen a un acuerdo en el transcurso del procedimiento.

No obstante, “no procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar cobra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos. Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica” (art. 92.7).

  • Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, teniendo en cuenta, siempre, el interés de aquéllos.
  • La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.
  • La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso.
  • La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.
  • La pensión que conforme al artículo 97 (pensión compensatoria) corresponda satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges.
  • Gastos extraordinarios. Aunque este apartado no se incluya en este precepto, es preciso determinar la contribución de cada cónyuge al pago de los gastos extraordinarios, aconsejándose conveniente delimitar qué gastos deben disponer de esta naturaleza.

3º: Transcurso de al menos tres meses desde la celebración del divorcio, con la siguiente excepción:

Excepción: No será preciso el transcurso de este plazo cuando se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio (artículo 86 en relación con el artículo 81.2º del Código Civil)

¿CUÁNTO CUESTA UN DIVORCIO EXPRÉS?

No cabe duda que el precio del divorcio exprés es un factor determinante para escoger abogado. No obstante, éste no debería ser el único factor a tener en cuenta cuando se tienen hijos menores de edad o mayores discapacitados.

En estos casos, se deciden aspectos tan importantes como el régimen de custodia, la pensión de alimentos y la pensión de alimentos que el progenitor no custodio deberá satisfacer.

Una indebida o poco minuciosa determinación de estos aspectos puede derivar en un convenio ambiguo, cuya aplicación haga precisa la intervención de la autoridad judicial, lo que supone un sobrecosto añadido de mayor peso que el propio divorcio.

Existen dos factores determinantes para la determinación del precio de un divorcio exprés:

1º: La presencia o no de hijos menores de edad (y en su caso, de mayores de edad incapacitados judicialmente).

2º: La liquidación de la Sociedad de Gananciales vigente durante el divorcio y el alcance del patrimonio y de los bienes sujetos a liquidación.

A estos dos factores se podría sumar un tercero, cual es la decisión de los cónyuges, de establecer un régimen de visitas a favor de los abuelos, en cuyo caso, éstos deberán prestar su consentimiento.

En cualquier caso, se puede establecer un precio aproximado, que sería el siguiente:

  • Honorarios de Abogado: entre 400 a 600 euros; aunque en supuestos muy complejos podrían alcanzar hasta 1.000 euros (presencia de hijos y liquidación de sociedad de gananciales con una importante presencia de bienes y derechos).
  • Aranceles de Procurador: Entre 120 y 200 euros
  • Poder Notarial otorgado a favor del abogado y procurador intervinientes (alrededor de 50 euros).

¿ES POSIBLE EL DIVORCIO EXPRÉS ANTE NOTARIO?

Es posible acudir a la vía notarial para obtener el divorcio exprés si el matrimonio no cuenta con hijos menores de edad.

En caso contrario, presencia de menores de edad o de mayores de edad incapacitados judicialmente, se deberá acudir siempre a la vía judicial.

En los supuestos de mayores de edad que conviven con alguno de los cónyuges y son dependientes económicamente, podrá solicitarse de ellos su consentimiento en los aspectos del convenio que les afecten.

En estos casos, considero aconsejable acudir a la vía judicial, pues la eventual discrepancia de los hijos mayores de edad (o menores emancipados) sobre acuerdos que les afecten o les pudieran perjudicar, se puede solventar con mayor flexibilidad, rectificando o aclarando algún aspecto de la propuesta del convenio para que se acomode a las exigencias que, como garantía de su bienestar, se imponga desde el órgano judicial.

En cuanto al precio del Divorcio ante Notario, sería el resultante de la suma de los honorarios del abogado y del procurador, cuya intervención siempre es preceptiva (obligatoria), más los aranceles del Notario por el Otorgamiento y Protocolización de la correspondiente Escritura Pública de disolución del vínculo matrimonial, que pueden oscilar entre 200 a 300 euros.

¿QUÉ EFECTOS SE DERIVAN DEL DIVORCIO EXPRÉS?

La sentencia firme, el decreto firme (dictado por el Letrado de la Administración de Justicia) o la Escritura Pública (Notario) que formalicen el convenio regulador, en su caso, producirán:

Respecto de los bienes del Matrimonio:

  • Cesan los deberes que los cónyuges tenían entre sí. Desaparecen, por tanto, el deber de respeto, ayuda mutua y actuación en interés de la familia (regulados en el artículo 67 del Código Civil), el deber de convivencia común, de guardarse fidelidad y de socorrerse mutuamente (artículo 68 del Código Civil).
  • El divorcio no afecta a la patria potestad, que normalmente se seguirá ejerciendo por ambos progenitores, por lo que subsisten los deberes propios de esta institución: prestación de alimento, vestido, educación y cuidado.
  • La disolución del régimen económico matrimonial y
  • Aprobará su liquidación si hubiera mutuo acuerdo entre los cónyuges al respecto

Los acuerdos adoptados en la propuesta de convenio regulador pasarán a formar parte integrante de la propia resolución: es decir, todos aquellos que hacen referencia a la patria potestad, custodia del o de los menores (individual o compartida), prestación de alimentos y bases de actualización, régimen de visitas y comunicaciones, uso y disfrute de la vivienda conyugal y delimitación de la contribución de cada cónyuge a satisfacer los gastos extraordinarios que se generen.

  • Consecuencia lógica de la disolución del vínculo matrimonial por divorcio es el cese del derecho sucesorio de los cónyuges entre sí.
  • Una vez firme, se deberá elevar testimonio de la sentencia (o resolución procedente) al Registro Civil. Desde que se anota en este registro la disolución del matrimonio por nota marginal, surtirá efectos respecto a terceros.

Es decir, el tercero de buena fe, no se vería afectado por las consecuencias patrimoniales del divorcio hasta que este no acceda al Registro Civil.

Por ello, inmediatamente después de que la sentencia adquiere firmeza, deberá remitirse el oportuno mandamiento al Registro Civil para que procedan a la práctica de esta anotación.

CONCLUSIÓN: EL DIVORCIO EXPRÉS ES MÁS VENTAJOSO QUE EL CONTENCIOSO 

Las ventajas del Divorcio Express, obtenido de mutuo acuerdo entre los cónyuges, conlleva indudables ventajas.

Las más visibles pueden ser la disminución del precio del divorcio, debido a que ambos cónyuges pueden ser asistidos por el mismo abogado y representados por el mismo procurador y a la mayor sencillez de los trámites a practicar, que requieren de menor esfuerzo que cuando nos enfrentamos a un divorcio contencioso.

Los tiempos en la obtención de una resolución favorable se acortan, más aún cuando no hay hijos menores. En caso contrario se requiere la intervención del Ministerio Fiscal, al que se dará traslado de la propuesta de convenio regulador para valorar que no perjudique a los menores.

Pero la ventaja más importante y por la que más merece la pena acudir a un divorcio exprés de mutuo acuerdo deviene de que la decisión sobre los efectos derivados del divorcio será acordada por los propios cónyuges; no impuestos por el Juez de Familia, en su caso. De esta forma, en principio, se representa entre las partes (cónyuges) un mayor grado de compromiso en el cumplimiento de lo acordado en el convenio. De esta forma, cabe esperar que los conflictos derivados de la disolución del vínculo matrimonial sean menores cuando ha sido obtenido bajo el consenso de los cónyuges, lo que invita a pensar que repercutirá de forma positiva para los hijos comunes.

Esta importante ventaja debe servir de guía para que el abogado oriente a los cónyuges hacia una solución consensuada.